Memoria y Lucha

05.02.2018 18:27
José Carrasco Tapia

"José Carrasco Tapia se desempeñaba como editor internacional de la revista Análisis hasta el día 8 de septiembre de 1986."

El 8 de septiembre de 1986, hace 29 años, la dictadura secuestró de madrugada al periodista José Carrasco Tapia donde fue asesinado a mansalva por agentes de la CNI, en venganza por el fallido atentado al dictador Augusto Pinochet, con el que nada tuvo que ver.

Pepe, o Pepone Carrasco fue dirigente del Colegio de Periodistas y del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), además de redactor de la revista Análisis, semanario opositor a la dictadura de gran circulación, pero hoy desaparecido.

Estuvo preso después del golpe y vivió exiliado en Venezuela, donde trabajó en el Diario de Caracas, y también vivió en México. Regresó a Chile para ejercer el periodismo en plena dictadura.

Ingresó muy joven a la agrupación política ganándose el respeto por su profesionalismo y calidad humana, y como representante del MIR, formó parte del Movimiento Democrático Popular (MDP), uno de los pocos espacios que en plena dictadura había podido conseguir la oposición. Era una articulación muy grande de gremios y partidos políticos opositores, y cuya prospección entusiasmaba a Carrasco.

Su vida política siempre fue arriesgada en dictadura. El 6 de diciembre de 1974 fue detenido y estuvo en distintos campos de concentración, entre ellos Cuatro Álamos y Puchuncaví, hasta marzo de 1976. Salió al exilio junto a su esposa, la también periodista Olivia Mora. Con ella tuvo dos hijos, Iván y Luciano. Estuvo en México pero regresó en el 84.

Así lo mataron: en venganza del dictador Pinochet.

Un 8 de septiembre de 1986, el comando autodenominado “11 de septiembre”, irrumpió a las 5 de la madrugada en su hogar, rompiendo la puerta con hachazos, para llevarse a Carrasco ante el horror de su familia.

Cuando la muerte llegó a su puerta, Carrasco dormía en su hogar del barrio Bellavista de Santiago. En presencia de sus hijos, Iván, de 16 años, y Luciano Carrasco Mora, de 15, fue secuestrado por esbirros de la Central Nacional de Información (CNI), quienes no le dieron tiempo para vestirse ni atarse los zapatos. “No los va a necesitar”, dijo despectivamente uno de lo sicarios. Su cuerpo apareció con 27 balazos junto al muro de un cementerio en la Av. Américo Vespucio Norte de Santiago, hoy municipio Huechuraba.

Pocas horas antes, Augusto Pinochet había sido emboscado en el camino al Cajón del Maipo, y el periodista formaría parte de las cuatro víctimas que la dictadura había elegido como parte de la dura represalia.

Un electricista, un artista, un periodista y un publicista. Todos fueron acribillados por integrantes de la CNI. A Carrasco lo dejaron cerca del Parque del Recuerdo, con 14 impactos de bala. Doce de ellos en su cráneo.

En la venganza ordenada por el dictador, la CNI dio muerte a tres personas más, a quienes ya tenía registrados como futuros blancos: el profesor y artista plástico Gastón Vidaurrázaga Manríquez (MIR); el electricista Felipe Rivera Gajardo (PC) y el contador y publicista Abraham Muskatblit Eidelstein (PC). También intentaron secuestrar al abogado Luis Toro, de la Vicaría de la Solidaridad, pero sus vecinos lo impidieron, en un gesto increíble de valor y solidaridad en esa época de dictadura.

En 1977, la revista Análisis comenzó la difícil tarea de ejercer el periodismo que hacía frente a la dictadura. Por allí pasó una serie de destacados periodistas que compartían labores con “Pepone”, como lo apodaban los amigos. María Eugania Camus, Mónica González, Faride Zerán y Juan Pablo Cárdenas son sólo algunos de aquellos valientes periodistas que, incluso en un par de ocasiones, sufrieron el cierre de su medio.

Fernando Paulsen era uno de ellos. En entrevista en ADN Radio, junto a la periodista Beatriz Sanchez recordó en Agosto del 2013 con especial cariño a "Pepone", en el marco de los 40 años del Golpe Militar, el programa de Chilevisión: "Chile, las imágenes prohibidas" retrató el asesinato de Carrasco como uno de los crímenes más atroces del régimen.

Los periodistas de la revista Análisis éramos muy unidos, teníamos diferencias bastante grandes en materia de posiciones en algunas cosas, y sin embargo nos achoclonábamos en la defensa de lo que creíamos era nuestra obligación de entregar informaciones que no se entregaban por los medios de comunicación oficiales o alineados a la dictadura”, recordó como invitado en un programa Radio ADN

Paulsen confidenció que Carrasco fue un importante apoyo personal cuando vivió la separación con su esposa. “Me consiguió un departamento muy cerca del suyo, a media cuadra. Toda esa cosa engorrosa y jodida, que es cómo armarse de nuevo de un desarme familiar, casi no tuve que hacerlo, me ayudaron Pamela Jiles, María Eugenia Camus, las ‘niñas’ de Revista Análisis, y Pepe Carrasco”, contó.

El episodio más triste para Paulsen fue ser el encargado de contarle a la esposa de “Pepone” que habían encontrado su cuerpo. “Nosotros teníamos la secreta esperanza de que apareciera Pepe golpeado, malherido, pero vivo. Y de pronto nos avisan que encontraron dos cuerpos, y uno de ellos correspondía a las características de Pepe. (Estaba) En muy, muy mal estado, cocidos a balazos. O sea, Pepe tenía 13 balazos en la cabeza”, indicó.

El colega de Carrasco contó que al ser contactado por teléfono, “me bajó un poco el pánico porque quería evitar era que Silvia supiera por un breaking de Radio Cooperativa, que tenía esos tambores que anunciaban una noticia tremenda. (…) Me encerré con ella en una pieza de su casa y le dije, para ser franco, de la forma más fría que se me ocurrió, para tratar de no sobrecargar más el asunto, que habían encontrado dos cuerpos y que creíamos que uno de ellos era Pepe Carrasco. ‘¿Dónde lo encontraron?’, nos preguntó. En las paredes del Parque del Recuerdo. ‘¿Y cómo está?’, nos preguntó. Mal, le dije. Está muerto. Me dijo ‘¿Estás seguro que es el Pepe?’. Estoy seguro que es el Pepe. Y la Silvia estuvo muy entera, una persona muy valiente en estas circunstancias”, relató Paulsen.

Afortunadamente lo supo por nosotros, no por un flash en la radio o por algún periodistas preguntándole por sus primeras impresiones”, aseguró el periodista.

Sobre la razones de por qué había sido elegido como objetivo por la dictadura, Paulsen aseveró que “de todos los periodistas que trabajamos en medios alternativos u opositores durante la dictadura, yo no conozco ninguno que no haya trabajado con miedo. Todos trabajamos con miedo” y agregó que “teníamos que trabajar para avanzar la línea de lo que se podía decir. Recuerdo cuando tomamos la decisión absolutamente racional en la revista Análisis de llamar a Pinochet ‘Dictador’”.

“Ibas expandiendo el límite lo que se podía informar (como periodista). Pero tenías todo el tiempo amenazas. Los papás, las mamás, todos sabían. Era una cosa heavy. Cuando la Fiscalía Militar se querellaba en tu contra, había una suerte de alivio entre los que fuimos querellados porque se había escogido la vía judicial”, comentó el periodista.

Paulsen reconoció que él, junto con el mismo Carrasco, habían tomado la decisión de que Carrasco volviera de Buenos Aires el 5 de septiembre. “Pedirle que se viniera, cuando único que quería era volver, nos pareció lo más lógico. Y probablemente fue la recomendación más brutal que le hicimos”, concluyó.

“Amamos la paz y amamos la vida, pero más que nada amamos la justicia y amamos la libertad. Y por la justicia y la libertad estamos dispuestos a dar la vida si es necesario“.

* ADN Radio Chile -  El Desconcierto

05.02.2018 17:41
Michel Nash

"Michel Nash: El Conscripto asesinado por negarse a matar a sus compatriotas ."

Un héroe anónimo llamado Michel Nash: pagó con su vida al negarse a empuñar las armas contra sus compatriotas.

Hay alguien que se les olvida, también fue conscripto, amó al Ejército de Chile, y no rompió su juramento leal. Es el caso del joven conscripto Michel Selim Nash Sáez que con 19 años, cumplía con el Servicio Militar Obligatorio en Iquique. Nash, se negó al frente de sus superiores, a apretar el gatillo que fusilaría a sus compatriotas.

Michel Nash era militante de las Juventudes Comunistas, por lo cual, cuando ocurre el golpe de estado y sus superiores le dicen que deberá empuñar las armas contra “los marxistas”, se niega y, dice que está dispuesto a defender su Patria, pero que no dispararía contra el pueblo que juró proteger, aquel sería un viaje sin retorno.

El joven soldado, fue parte de un falso intento de fuga ocurrido en Pisagua, el 29 de septiembre de 1973, tesis, que en el curso de la investigación que llevaba el ministro de fuero Mario Carroza, fue descartada, ya que numerosos testimonios grafican que los seis detenidos, fueron escogidos en forma selectiva. Así también quedó establecido en el Informe Rettig, pues la Comisión señala que les asiste la convicción que Nash y los otros 5 ejecutados “fueron víctimas de grave violación de sus derechos humanos, cometidas por agentes del Estado”

Junto a Michel Nash, fueron asesinados otros 5:

- Juan Calderón Villalón, 25 años, militante del Partido Socialista, es trasladado a Pisagua a bordo del Buque Maipo.

- Marcelo Guzmán Fuentes, 34 años, militante socialista. Se presentó voluntariamente al Regimiento de Telecomunicaciones.

- Luis Alberto Lizardi Lizardi, 29 años y militante del Partido Socialista, detenido el mismo 11 de septiembre.

- Nolberto Cañas Cañas, 48 años, militante del Partido Socialista y ejercía a la fecha de su detención, como Interventor del Complejo Pesquero Norte.

- Juan Jiménez Vidal: 42 años, funcionario de Aduanas en Valparaíso y sin militancia conocida, presumiblemente socialista. Se presentó voluntariamente el 13 de septiembre de 1973.

Los seis detenidos fueron escogidos como “voluntarios” para realizar trabajos fuera de la cárcel. La autoridad militar efectivamente pidió voluntarios y aunque algunos presos se ofrecieron, los 6 fueron escogidos en forma selectiva. Este hecho es recordado por el ex prisionero político, Angel Prieto, que junto a tres de 11 hermanos, estuvo detenido en Pisagua. “Cuando pidieron voluntarios yo levanté la mano, pero no me consideraron. Los que fueron llevados, fueron seleccionados, en forma intencionada, entonces queda claro que los iban a matar”, recuerda emocionado.

La versión oficial de intento de fuga dice que los detenidos huyeron y que fueron conminados a detenerse y que como no obedecieron, debieron dispararles. La versión fue descartada por la Comisión Rettig y en función de esa misma línea, el juez Mario Carroza sometió a proceso a 6 militares.

LA FAMILIA

Respecto a la valiente decisión de su hermano, aquel fatídico 11 de septiembre de 1973, Leila Nash señala que “para nosotros como familia es una alegría triste porque te enorgullece saber que fue incapaz de asesinar a otras personas, por una orden que no era justa ni correcta, era una orden criminal”

Y tristeza, dice, “porque con ello se fue su vida, Y lo que tenemos es una familia desarmada por ese hecho. Entonces están las dos emociones juntas, el orgullo por la consecuencia de vida de Michel, y una tristeza por el costo que hubo que pagar por ello”.

La familia Nash Sáez, con un padre ya fallecido y una madre enferma, sigue albergando la esperanza que la justicia llegue a buen término y que las condenas que se dictaminen, sean proporcionales a los crímenes cometidos.

-Sin embargo, los jefes, los altos mayores que estuvieron en Pisagua, ya están fallecidos.

-Ese es el costo que hay que pagar porque la justicia se demora tanto en llegar. Entonces los autores de los crímenes se van muriendo; las familias de las víctimas también se van muriendo… Igual hay pequeñas alegrías cuando vemos que la justicia avanza. Mi papá murió el 2002 y no alcanzó jamás a escuchar que hubo acusaciones contra algunos de estos criminales. Y murió Forestier, el asesino (Comandante en jefe de la Sexta División de Ejército); murió Larraín (jefe del Campo de Prisioneros de Pisagua) que también tuvo responsabilidad. Por lo menos Benavides, que según los testimonios de prisioneros fue quien señaló a mi hermano en la lista para los “trabajos voluntarios”, todavía está vivo por lo que esperamos que pague por el crimen.

-¿Cómo ha vivido estos 40 años?

-No ha sido fácil vivir estos 40 años para que recién se empiece a vislumbrar justicia. He conocido a gente muy valiosa durante este proceso de búsqueda de justicia y he visto cómo mi hermano ha trascendido en jóvenes que han tomado su nombre y su consecuencia como ejemplo para trabajar por una sociedad y un país mejor.

LA QUERELLA

En 1998 la familia de Michel Nash interpuso una querrella por Homicidio Calificado en la Corte de Apelaciones de Santiago, en contra de Augusto Pinochet y otros altos oficiales, bajo el patrocinio del abogado Adil Brkovic. Es la misma causa que hoy lleva como ministro de fuero, Mario Carroza y que se caratula como “Nash y otros”.

El sitio web Memoria y Justicia publicó un extracto de la querella criminal interpuesta por los padres de Michel Selim Nash.

“Según testimonios de personas que se encontraban presas, el día 29 de septiembre de 1973, temprano en la mañana poco antes de las 9:00, el comandante del “campo de prisioneros de guerra” teniente coronel Ramón Larraín, ordenó a los cerca de 600 prisioneros salir de sus celdas y formar afuera de ellas.

“Junto a él estaban el capitán Sergio Benavides y los tenientes Contador, Figueroa y Ampuero, según relatos coincidentes de ex prisioneros de Pisagua. Pasaron lista y Larraín pidió seis voluntarios para realizar tareas de pintura. Después dijo que necesitaban otros seis voluntarios para instalar unos pilotes. Esta vez los seis no fueron voluntarios, sino elegidos por cada oficial, a pesar de que en los casos de Cañas y Guzmán estos manifestaron su deseo de no salir y otros se ofrecieron para sustituirlos.”

“Contador eligió a Cañas que estaba recién operado pocos días antes de ser detenido y caminaba con dificultad. Ampuero eligió a Guzmán a quien lo fue a buscar al interior de la celda porque no había salido a formar. Benavides sacó al conscripto Michel Nash. El propio Larraín sacó a Lizardi. Figueroa eligió a los dos ex infantes de Marina Juan Calderón y Juan Jiménez. Llegaron estos dos últimos, funcionarios del Departamento de Investigaciones Aduaneras, el 18 de septiembre desde Valparaíso en el mercante “Maipo” como prisioneros de la Armada, junto a otros 300 presos políticos de esa institución.”

Según testimonio recogido en la investigación llevada a efecto por el Ministro en Visita Sr. Sánchez Marré, con ocasión del descubrimiento el 2 de junio de 1990 de una fosa en la localidad de Pisagua, se logró establecer que los prisioneros nunca intentaron huir, sino que fueron obligados a correr mientras un grupo de militares les disparaban por la espalda, incluso con un ametralladora punto 30 emplazada en un Jeep.

Enfrentado a una encrucijada brutal, el conscripto Nash optó por respetar la democracia y la soberanía popular, “hasta dar la vida si fuese necesario”.

El soldado Michel Selim Nash Sáez es el más joven de los uniformados que no estuvieron dispuestos a participar en el Golpe de Estado en septiembre de 1973. Esos héroes que nadie recuerda, cuya silenciosa epopeya los convierte en verdaderos generales del pueblo.

* Angelina Rojas Valdés – edicioncero.cl.

 

1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>

ÚLTIMA HORA

08.10.2019 09:49
Mujeres embarazadas y desaparecidas, el episodio más cruel de la dictadura chilena     De este modo se titula un libro que el periodista Gabriel Rodríguez, ex preso de la...
07.10.2019 10:00
La desconocida historia de los militantes comunistas que infiltraron la policía civil en dictadura   Un grupo de militantes comunistas, funcionarios de la policía de Investigaciones,...
07.10.2019 00:05
Suprema condena a ex carabinero por secuestro y homicidio de 7 víctimas de Paine     La Segunda Sala Penal de la Corte Suprema condenó al ex jefe de la Comisaría de Paine,...
05.10.2019 00:12
Ministro Arancibia dicta procesamientos contra tres funcionarios en retiro del Ejército por secuestro de 4 víctimas     El ministro en visita de causas de derechos humanos...
1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>