Cambio Climático la herencia del Capitalismo

  Emergencia Climática
  Un llamado a la acción

El Comité Exterior del GAP apoya un programa masivo de conversión de infraestructura energética y rehabilitación de tierras utilizadas para la minería, que creará miles de empleos verdes. También necesitaremos una expansión de la educación pública gratuita para proporcionar un número suficiente de profesionales calificados para lograr la transición.

 

El cambio climático ya está impactando nuestras vidas. A medida que empeora, seremos afectados por más inundaciones y tormentas, incendios forestales y sequías. A nivel mundial habrá menos agua limpia y tierras de cultivo disponibles. Esto afecta desproporcionadamente a los que tienen menos: niños, mujeres, pueblos indígenas y aquellos que viven en naciones explotadas.

El cambio climático es el resultado de un sistema económico, el capitalismo, en el que las ganancias de las empresas privadas tienen el privilegio sobre las necesidades reales de las comunidades y sus entornos.

El capitalismo no resolverá la crisis climática porque no puede. No puede debido a su irracionalidad social y ecológica estructurada. Esta es la razón por la cual, independientemente de lo que la ciencia nos diga que debemos hacer, los combustibles fósiles todavía se están quemando y los sistemas de energía sostenibles aún deben ser combatidos.

El capitalismo, en el cual la desigualdad global es la norma, también evita la democracia real. Por eso, para superar el cambio climático, tenemos que transformar la sociedad en una sociedad basada en la democracia y la igualdad económica. Un aspecto central de esto es la expansión de los derechos a la tierra aborigen, la reducción de la pobreza, los derechos de los refugiados, la igualdad de género y los derechos de los trabajadores.

Ya hay demasiado carbono en la atmósfera. El calentamiento ya existente en el sistema corre el riesgo de cruzar varios "puntos de inflexión" naturales que cambiarían los sistemas de soporte vital de la Tierra de manera irreversible en las escalas de tiempo humanas y podrían elevar las temperaturas aún más rápido.

Si se cruzan estos puntos, elevaría las temperaturas promedio a niveles que no han existido durante millones de años, a una velocidad a la que muchas especies no podrían adaptarse. La ya peligrosa tasa de extinción de especies se aceleraría.

En este mundo más cálido, mantener la agricultura a gran escala sería difícil o imposible. Sin un suministro de alimentos seguro, podemos esperar brotes de hambruna, enfermedad y guerra.

Controlar las emisiones de gases de efecto invernadero requerirá cambios fundamentales y esfuerzos concertados en todos los niveles: internacional, nacional y local.

Como las temperaturas mundiales ya están creando eventos climáticos peligrosos, no hay una cantidad de nuevas emisiones de efecto invernadero que sea segura. Debemos detener las emisiones de gases de efecto invernadero lo antes posible.

Chile es uno de los culpables del mundo, con una de las tasas más alta per cápita de emisiones de gases de efecto invernadero entre las economías avanzadas: tiene una responsabilidad desproporcionada por las emisiones históricas que han causado el actual calentamiento peligroso.

Las políticas adoptadas tanto por los concertacionistas o la Nueva Mayoría como por la coalición de derecha hoy en el poder son demasiado débiles: ambas han establecido objetivos demasiado bajos para reducir las emisiones al ritmo necesario.

Los esquemas de comercio de carbono en general no son una solución. Estos esquemas están plagados de lagunas y son una distracción peligrosa de las medidas genuinas. Están diseñados para permitir que algunos contaminadores retrasen los recortes de emisiones, cuando necesitamos que todas las emisiones se reduzcan lo más rápido posible.

La energía nuclear no es una solución energética segura, limpia, sostenible o viable. La industria nuclear tiene grandes problemas que no enfrentan las energías renovables.

El ciclo nuclear comienza con la extracción de uranio. Todas las minas en operación tienen un historial de fugas, derrames y accidentes.

Sin embargo, existen opciones reales.

Chile tiene el poder económico de cambiar rápidamente: podría abandonar los combustibles fósiles.

Tenemos suficiente sol, mar y viento para proporcionar toda nuestra energía muchas veces. También tenemos la riqueza para desarrollar una industria de fabricación de energía renovable y otra tecnología apropiada. También podemos proporcionar esta tecnología a países sin infraestructura o con fondos insuficientes, como reembolso de la deuda climática de Chile por sus emisiones históricamente altas.

Tal programa revitalizaría la industria manufacturera moribunda de Chile. Proporcionaría trabajos calificados y de calidad para decenas de miles de personas. También pondría a Chile en una posición para pasar de ser uno de los delincuentes climáticos del mundo a ser una parte importante de la solución.

La política pro capitalista, como siempre, no puede resolver esta crisis. Necesitamos analizar medidas radicales adecuadas al desafío. Aquí describimos las políticas de cambio climático que hemos estudiado y las estrategias necesarias para implementarlas.

 

UN PLAN DE EMERGENCIA CLIMÁTICA

 

Se necesita una serie de proyectos masivos para abordar el problema sector por sector. La tecnología para una economía de cero emisiones ya existe. El bloque fundamental para la acción es el gobierno y la industria.

Una respuesta seria a la emergencia climática debería incluir estos pasos: 

 

Eliminar el carbón, construir energías renovables

La generación de electricidad, principalmente a través de la quema de carbón, representa aproximadamente el 33% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Chile. La minería, el manejo y la exportación de carbón agrega aún más: nuestras exportaciones de carbón son responsables de incluso más que las emisiones domésticas de Chile. Se debe desarrollar un plan para eliminar rápidamente la extracción de carbón y la exportación, y esto debe involucrar la creación de nuevos empleos para los mineros en industrias sostenibles. No se deben aprobar nuevas minas de carbón o centrales eléctricas de carbón.

Chile podría satisfacer todas sus necesidades energéticas a partir de una combinación de fuentes de energía renovables, especialmente energía solar y eólica. También se podría usar biomasa de desechos agrícolas y energía geotérmica. Las tecnologías de almacenamiento de energía, tales como la concentración de energía solar térmica, bombeo hidráulico y baterías, pueden proporcionar el respaldo para hacer que las energías 100% renovables sean tan confiables como nuestro suministro actual.

El potencial de energía 100% renovable ha sido demostrado en estudios repetidos a nivel mundial y por diversas universidades a escala planetaria, pero no sabemos si los Operadores del Mercado de Energía de Chile, han realizado esos estudios a nivel local. Es importante destacar que estos estudios internacionales encuentran que los costos de las energías renovables son más bajos a largo plazo, ya que su "combustible" es gratuito. Chile debería establecer un objetivo para obtener toda su energía de las energías renovables dentro de 10 años o antes. 

 

Establezca objetivos sólidos para reducir las emisiones rápidamente

Los niveles actuales de dióxido de carbono atmosférico son de 400 partes por millón (ppm), en comparación con un nivel preindustrial de aproximadamente 280 ppm. Otros gases de efecto invernadero como el metano agregan el equivalente de aproximadamente 80 ppm extra a la atmósfera. Para evitar disparar puntos de inflexión peligrosos, es vital que avancemos a cero emisiones lo más rápido posible.

Si dejamos de agregar gases de efecto invernadero, seguirá habiendo un nivel peligroso de calentamiento del clima de la Tierra durante siglos. Adaptar nuestra sociedad al clima y el clima peligrosos resultantes, y ayudar a sanar el daño a los ecosistemas vulnerables, será una responsabilidad continua.

Se requiere una planificación inmediata de toda la economía y sector por sector para avanzar lo más rápido posible para eliminar toda la contaminación de efecto invernadero. Los objetivos anuales de reducción de emisiones de Chile deben ser al menos del 5% y puede ser necesario que sean más altos.

Se debe exigir a las empresas, los consejos locales y los departamentos gubernamentales que se comprometan a reducir sus emisiones a cero lo antes posible como parte de un plan nacional. 

 

Los países ricos deben tomar la iniciativa

Chile produce solo el 1.3% de las emisiones globales, pero nuestra economía impulsada por el carbón tiene la tasa de emisión más alta por persona en el mundo industrializado: aproximadamente cinco veces el promedio mundial. Chile tiene la obligación moral de liderar las acciones para combatir el cambio climático, ya que tiene recursos financieros y naturales que los países con menos poder económico y político no tienen.

Los países ricos han creado el problema, por lo que debemos contribuir al máximo para solucionarlo. Un nuevo tratado internacional debería apuntar a recortes de emisiones del 90% (desde los niveles de 1990) para 2030, con naciones ricas liderando el camino.

Las naciones ricas deben ayudar a las naciones explotadas a desarrollarse sin industrias y energía altamente contaminantes. Chile también debe aceptar una parte justa de los refugiados ambientales que ya están siendo desplazados por el cambio climático. Esta asistencia es solo parte del pago de nuestra deuda ecológica. 

 

No a la Energía Nuclear

La energía nuclear no es una solución energética segura, limpia, sostenible o viable. La industria nuclear tiene enormes problemas que no enfrentan las energías renovables; incluido el aumento de los costos y no se conoce un método seguro de eliminación de residuos. Significativo también, también alienta la proliferación de armas nucleares.

Nos oponemos a todos los planes que digan relación con la construcción de un reactor nuclear en Chile (o en cualquier lugar). Existen tecnologías más limpias y seguras para la medicina nuclear, como los ciclotrones.

No debe arrojarse desechos nucleares, nacionales o internacionales: los productores de desechos deben gestionar sus propios desechos en instalaciones seguras y monitoreadas a su cargo.

A medida que el ciclo nuclear comienza con la extracción de uranio, debemos terminarlo de inmediato. Eso significa cerrar las minas de uranio en operación en el mundo y garantizar que no se aprueben nuevas minas en remotos lugares del globo. 

 

Aumente la eficiencia energética: apunte a cero desperdicio

Una de las formas más fáciles de reducir las emisiones es aumentar la eficiencia y reducir los desechos. Los electrodomésticos más eficientes, los hogares aislantes, el menor embalaje, el mejor reciclaje, el transporte público mejorado y más eficiente que reemplaza los viajes privados en automóvil, los productos producidos localmente son algunos de los cambios simples pero efectivos que podemos hacer en este momento.

Para comenzar la transición hacia la sostenibilidad, debemos establecer la eficiencia energética y de recursos como un objetivo nacional. Se necesita un programa calle por calle para reparar los edificios de mayor consumo de energía del país. Rediseñar las cadenas de producción, suministro y eliminación de alimentos y otros bienes de consumo puede eliminar más energía desperdiciada y emisiones innecesarias.

El objetivo final debe ser una economía sin desperdicio, mediante la cual los productos se diseñen tanto como sea posible para que puedan repararse, reutilizarse y desmontarse para su reciclaje.

La industria y los negocios deben someterse a auditorías energéticas sistemáticas y cumplir con los plazos de cumplimiento. Las empresas que no se actualicen a la tecnología y los procesos de bajas emisiones tendrían que cerrar o ser asumidas por el público para realizar los cambios necesarios. 

 

Impulsar la agricultura ecológica y la reforestación.

La agricultura representa el 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Chile según las estimaciones del gobierno, pero mucho más si se consideran todos los aspectos. Nuestras prácticas agrícolas actuales consumen grandes cantidades de combustibles fósiles. La ganadería es extremadamente intensiva en energía y agua.

Chile necesita reducir drásticamente sus rebaños de ovejas y ganado, como parte de una reducción integral de las emisiones de metano que ayudará a enfriar rápidamente la Tierra. Debemos comenzar una transición a la agricultura orgánica y neutral en carbono.

Las comunidades agrícolas existentes deben ser alentadas con apoyo financiero, recursos y capacitación para hacer la transición a una agricultura sostenible con bajas emisiones.

El manejo de la tierra y la agricultura deben apuntar a utilizar métodos que mantengan o aumenten el almacenamiento de carbono en los suelos y ecosistemas, al tiempo que mantienen el suministro de alimentos y la biodiversidad. La limpieza de tierras y las prácticas forestales anticuadas, como la tala de árboles viejos, que representan el 2% de las emisiones nacionales, deben terminar ahora. La silvicultura agrícola y la silvicultura de plantación pueden suministrar madera y fibra de manera sostenible.

Los bosques nativos que no se han talado almacenan hasta tres veces más carbono que los bosques que se han talado. Para aumentar esta capacidad de "sumidero de carbono", se deben iniciar programas extensivos de revegetación de bosques nativos. La producción de alimentos debe descentralizarse y localizarse donde sea posible, para reducir la energía necesaria para transportar y refrigerar los alimentos.

La agricultura urbana subsidiada por el gobierno debe desarrollarse en nuestras ciudades. Los desechos orgánicos, incluidos los desechos verdes y las aguas residuales, deben ser compostados y el subproducto de gas metano aprovechado para la energía o la industria. 

 

Hacer que el transporte público sea gratuito, frecuente y accesible

El transporte es responsable del 17% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Chile. El transporte por carretera representa aproximadamente el 90% de esa participación. Para revertir esto, tenemos que poner el transporte público en el centro de nuestros planes de desarrollo urbano.

El diseño urbano y el rediseño para promover el transporte activo (caminar y andar en bicicleta), y vivir más cerca de los lugares de trabajo, tiendas y escuelas pueden reducir la necesidad del tiempo, espacio y energía desperdiciados en los sistemas de transporte dominados por carreteras. El transporte público y los automóviles eléctricos pueden proporcionar un sistema de eficiencia energética para mover a las personas a distancias más largas según sea necesario.

Necesitamos una gran inversión en transporte público y transporte ferroviario para que sea una opción real para los viajeros y la industria. Un sistema de transporte público exitoso tendrá servicios confiables, gratuitos y frecuentes dentro de los cinco minutos a pie de la mayoría de los hogares, incluidas las regiones metropolitanas exteriores.

Los autos eléctricos pueden llenar los vacíos inevitables en dicho sistema para proporcionar un transporte de energía 100% renovable. 

 

Apoyamos un sistema integrado de propiedad pública de servicios de tren pesado, tren ligero, ferry y autobús.

Propiedad pública y control democrático El principio de "quien contamina paga" significa que las empresas contaminantes deberían tener que limpiar el desorden que han causado. Las industrias que no dejarán de contaminar, o que no tienen los recursos para limpiar, deben ser puestas bajo propiedad y control público. De esta manera, los servicios que son esenciales se pueden identificar y limpiar o reemplazar, mientras que los servicios no esenciales se pueden reducir o cerrar hasta que se encuentre una alternativa sostenible.

La propiedad pública y el control sobre la generación y distribución de energía, en particular, es esencial para poner a esta industria bajo un plan general para la reducción de gases de efecto invernadero y la sostenibilidad ambiental. Garantizar empleos verdes

Para tener éxito, un plan de emergencia climática debe proteger el bienestar de los trabajadores y las comunidades afectadas. Los trabajadores son críticos para identificar y eliminar los desechos y la contaminación en el lugar de trabajo, cerrar industrias viejas y abrir nuevas.

Apoyamos un programa masivo de conversión de infraestructura energética y rehabilitación de tierras utilizadas para la minería, que creará miles de empleos verdes. También necesitaremos una expansión de la educación pública gratuita para proporcionar un número suficiente de profesionales calificados para lograr la transición. 

 

Cambiar el sistema, no el clima.

Un clima seguro no es posible a menos que una comunidad informada y movilizada luche por él. La poderosa industria de combustibles fósiles de Chile ha demostrado que no aceptará estas medidas. Durante años, ha respaldado a los negadores del clima en varios partidos políticos o los principales para evitar el cambio.

Pero el planeta y el bienestar de las generaciones futuras deben venir antes que las corporaciones codiciosas que se han resistido al cambio.

Para asumir los intereses creados, necesitamos un movimiento de acción climática mucho más fuerte, que sea independiente de los principales partidos y no comprometa los pasos necesarios para detener el proceso de calentamiento global.

El movimiento para evitar la catástrofe climática debe significar más que solo votar por el cambio. La campaña también debe realizarse en las calles, los lugares de trabajo, las escuelas y las universidades para obtener un amplio apoyo público y convertirse en una fuerza imparable para un cambio sostenible.

Hacer esos cambios también significa desafiar al mercado capitalista, que no protege a las generaciones futuras y no se puede permitir que evitemos evitar el desastre climático.

 

PROPUESTA DE 11 PUNTOS

 

  1. Que se establezca objetivos de reducción de emisiones inmediatas para reducir las emisiones netas a cero lo antes posible, incluido un objetivo para alcanzar el 100% de energía renovable en una década. Introducir objetivos de reducción de emisiones de al menos 5% al ​​año. La energía nuclear no es una solución de energía limpia.
  2. Comience nuevas negociaciones de tratados internacionales con el objetivo de lograr que todos los países acuerden un objetivo global que apunte a recortes de emisiones del 90% en los niveles de 1990 para 2030. Priorice los recortes de emisiones a las naciones industrializadas ricas y aumente la ayuda a los países explotados para ayudarlos a usar energía limpia para su desarrollo
  3. Comience la transición a una economía sin desperdicio. Legislar para acabar con el desperdicio de energía industrial. Mejore o prohíba los productos de consumo derrochadores, como aquellos con obsolescencia incorporada. Involucrarse con los trabajadores y sus sindicatos para rediseñar sus productos y empleos para que sean sostenibles.
  4. Exigir medidas avanzadas de eficiencia energética y instalar paneles solares fotovoltaicos en edificios existentes con medidas para subsidiar a los propietarios ocupantes por costos excesivos. Solicite a los propietarios que instalen progresivamente la misma tecnología en las propiedades de alquiler. Mejorar los estándares obligatorios de eficiencia energética para todos los edificios nuevos.
  5. Fin de la minería de uranio. No vertido de residuos nucleares en países en desarrollo y recambio a tecnologías médicas limpias y seguras.
  6. Prohibir los pozos de gas no convencionales. Eliminar la minería de carbón y la energía a carbón de inmediato. Proporcionar trabajos de reemplazo y recapacitación con sueldo completo para las comunidades afectadas. Construir nuevas industrias sostenibles en estas áreas.
  7. Redirigir la industria pesada, incluidas las industrias de fabricación de automóviles, aluminio y acero tradicionales restantes, para fabricar productos e infraestructura esenciales para la transición, como generadores de energía renovable, vehículos de transporte público e infraestructura y automóviles eléctricos.
  8. Poner a las industrias eléctricas bajo propiedad pública. Establecer organismos públicos para coordinar redes / redes de energía locales, regionales y nacionales. Planificar y crear una combinación de energía renovable y tecnologías de almacenamiento de energía para suministrar energía 100% renovable. Las tecnologías que se utilizarán incluyen turbinas eólicas, energía solar fotovoltaica, energía solar térmica y almacenamiento, almacenamiento hidroeléctrico bombeado y baterías. Las nuevas tecnologías, como las olas o la energía geotérmica, deben incluirse a medida que estén disponibles. Apoyar la generación y las redes de energía renovable de propiedad comunitaria y que se actualice la red nacional para facilitar el nuevo sistema de energía renovable.
  9. Prohibir la tala de bosques nativos y pasar a plantaciones de árboles y cultivos alternativos para fibra y madera. Comience un programa urgente de revegetación agroecológica para secuestrar carbono y restaurar y proteger la biodiversidad frente a un clima cambiante. Promover pastos de cultivo libres de fertilizantes sintéticos y pesticidas y la silvicultura agrícola descentralizada en lugar de monocultivos de plantaciones industriales cuando sea práctico.
  10. Crear medidas para ayudar a los agricultores a pasar de la agricultura industrial a la agroecología y el manejo integrado de plagas, comenzando con tierras menos productivas donde sea práctico, para el secuestro de carbono y la biodiversidad. Brindar educación, investigación y asistencia directa para pasar a la “agricultura de carbono”, que almacena carbono en los suelos o causa una reducción de la pérdida de carbono de los suelos. Fomentar nuevas prácticas agrícolas que terminen con el uso de fertilizantes químicos, fungicidas, pesticidas y herbicidas para pastos, producción de alimentos orgánicos y urbanos. Supervisar el proceso para mejorar el empleo regional y mantener o mejorar la soberanía alimentaria.
  11. Transición al transporte público gratuito, comenzando con la eliminación de las tarifas para los concesionarios, y expandiendo los servicios para permitir que todos los residentes urbanos lo utilicen para sus desplazamientos regulares. Electrificar todas las redes de transporte público. Fomentar el uso de bicicletas urbanas a través de más ciclovías y mejores instalaciones para ciclistas. Que se nacionalice y actualice los servicios de carga interestatal, tren de pasajeros y ferry. Transición para hacer que todos los automóviles privados nuevos y otros vehículos de carretera sean eléctricos, excepto los vehículos de uso especial, como los vehículos de larga distancia para áreas remotas. Reemplace las estaciones de servicio con estaciones de carga.

Estocolmo, Enero de 2019.

 

ÚLTIMA HORA

02.10.2019 00:19
Cristián Labbé fue condenado a 3 años de cárcel por torturas     Deberá cumplir la pena en forma efectiva y el Fisco pagar una indemnización de 30 millones de pesos....
01.10.2019 00:33
Las ejecuciones del Caso Chamiza, 1973: Crímenes de un Consejo de Guerra en Puerto Montt     En la mañana del 20 de septiembre de 1973, un numeroso contingente militar...
17.09.2019 00:00
Justicia condena a ex marinos por secuestro de dirigente socialista Arnoldo Camú     La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a dos ex marinos en retiro de la Armada por...
15.09.2019 09:25
El crudo testimonio de una mujer brutalmente torturada en los cuarteles de la CNI: "Estoy acá para contarlo todo"     El siguiente es un crudo testimonio de una mujer que...
14.09.2019 22:09
La venta de Venda Sexy: La pelea por construir una Memoria Feminista   ¿Existe una memoria feminista? ¿Se ha reivindicado a las mujeres que lucharon contra la Dictadura? ¿Qué sabemos...
<< 1 | 2 | 3 | 4 | 5 >>